Mis problemas con la visita mensual…

Ya sé que llevo muchos días ausente, pero no es por falta de ideas y provocaciones, sino por falta de… conexión a Internet… De nuevo comienzo el mes sin servicio telefónico por no pagarlo en tiempo. En mi casa el corte del teléfono es como la menstruación: en condiciones normales ocurre cada mes, y cuando no ocurre, es porque algo extraño pasa…

Muchos amigos se ríen de tan prosaica analogía, otros me echan en cara mi retraso y algunos osan preguntarme, como si recién hubieran aterrizado de Saturno, por qué cuando cobro no aparto el dinero del teléfono para pagarlo en tiempo y forma.

Esa pregunta me pone a alucinar, pero respondo con otra interrogante: ¿A quién le alcanza el salario? Porque a mi no, y muchas veces tengo que escoger entre actualizar este blog o desayunar con un polvo blanco casi más caro y proscrito que la cocaína…

Un día pregunté, a quienes tenía que preguntárselo y dónde tenía que preguntarlo: “¿con qué neuronas vamos a generar las ideas de la batalla, si cada día quemamos millones tratando de sobrevivir en la durísima dialéctica cotidiana?”.

No pedía vivir como un aristócrata, sino un aumento salarial factible y que le diera al gremio un respiro para concentrarnos mejor en este pugilato ideológico, que hace medio siglo peleamos de león mono y pensando en mil cosas a la vez.

La respuesta oficial y algunas confidencias me entusiasmaron, pero cuatro meses y tres huracanes después comprendí que con 10 mil millones de dólares en pérdidas, lo último que podía permitirse el Estado era pagarnos más a los periodistas…

O sea… que ni odio se le puede coger

Como sea, uno siempre se las arregla para sobrevivir hasta el fin de mes, sin caer en la prostitución intelectual o el relativismo moral que venera al pillo como modelo de triunfador, mientras se burla del honesto, esa anacrónica especie en peligro de extinción…

Y a juzgar por la preocupación generalizada, somos muchos los que aún creemos en aquello de “pobre pero honrado”… pero que difícil se hace…

Anuncios

10 comentarios sobre “Mis problemas con la visita mensual…

Agrega el tuyo

  1. disfruto mucho leer tu blog-cuando puedo-.
    casi ni alcanzo a escribirte un comentario porque el tiempo-de acceso a internet- viene por un colador, llega aguao… y apenas me alcanza para chuparme los dedos leyendo lo que a todos nos gusta y casi nunca probamos… la buena prosa, no pienses mal…
    vine a buscar otra cosa PERO me quedé aquí con este fú fú y, aunque las empellas no me gusten hago mi esfuerzo porque vale la pena encontarse con un pensamiento afilado y directo, sencillo y firme… como el tuyo
    espero que tu y yaima estén bien, por lo menos están juntos
    dale un beso a la otrora flaca ajjaj
    y un abrazo grande pa ti
    hay gente que nunca se olvida, gente que te obliga a detenerte en donde quiera que estés para echarle un vistazo a su vida…
    o que te socorre en la bk con ese “polvo blanco casi más caro y proscrito que la cocaína…” mezclado con una mermelada criolla servida con intencion de la buena
    donde esten
    un beso pa los dos… espero que el cariño con que lo mando lo impulse hasta las lejanas tierras asiáticas…creo que sí
    lily, la pinareña, la novia del cásper, alejandro
    chico YO

  2. Tu ironia en afrontar el cotidiano dice mucho de tu inteligencia.
    Un saludo grande y continua a escribir cosas tan cubanas.
    Emilio-ex collega de trabajo

  3. Charly que pena que no te había leido antes, me encantan tus notas por ser en resumen geniales, le pones de ti y de Cuba, que más puedes pedir. Además no dejan de ser de un muy buen humor.
    Saludos
    Any

  4. siento tanto orgullo de poder conocerte! cada vez que leo algo tuyo, y siempre son genialidades me da hasta miedo, creo que tenemos un bolt periodista y muy cubano !no lo sabemos!´sigue siempre y sobre todas las cosas siendo sincero contigo, que esos aires hacen falta

  5. Sigue escribiendo así Charly, aunque a veces seas atrevido y muy sincero en tus escritos! Leerlos causan una grata sensación.
    Un abrazo fuerte amigo.

  6. Qué puedo decirte… que no sepas ya… La vida es un bolerón en una victrola añeja de un bar-tugurio de curdas mugrosos. De p… el bacalao y el pollo por pescado.
    Si a un médico que salva vidas y a un ingeniero que produce cosas le pagan así, imagínate a un periodista, que vive de reacomodar en una pantalla las 2.000 o 3.000 palabras aprendidas. Malos tiempos para las letras y el pensamiento, cuando hay tanto frijol por cosechar y tanto marabú dueño de las tierras y las mentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: